lunes, 18 de octubre de 2021

SALUD Y BUEN REMEDIO - 6 - LA MADRE DE TODOS, TITILANTE ESTRELLA DE VUELTA A SU CASA

Fotografía de mi hermano José Almagro Mazariegos


Vuelve la Madre de todos a su capilla. Con el amanecer del Domingo, María Santísima del Buen Remedio, cubierta por el palio "azul cielo" de su Andújar y coronada por la Santísima Trinidad a través de los primeros rayos de este Sol que dibuja el curso del egregio Guadalquivir, camina de vuelta a la capilla a la que llamó de San José el carisma de las Hijas de la Caridad que brindaron su vocación en el antiguo Hospital Municipal iliturgitano, a su oratorio de la Sagrada Familia que atendiera las necesidades espirituales de aquel primer colegio de Jesuitas establecido en Andújar, a su ermita de Santo Domingo, alzada junto a la muralla en la feligresía de la desaparecida parroquia de Santa Marina. 

Camina la Madre de Dios sobre la estela de Fe que va rezando en dos filas de cirios de cera blanca abriendo paso a la dulce mecida con la que le imprime su señorial andar la decana cuadrilla costalera de mi Andújar.




Se han cumplido los días del rito; Elegante, bien fundamentado, con grandes predicadores y un preciso respeto a la liturgia. La hermandad del Señor de la Sentencia y Nuestra Madre y Señora del Buen Remedio se ha vuelto a congregar alrededor del altar de Cristo para celebrar su fe compartida.

Fotografía de María José Toscano Moreno

Fotografía de María José Toscano Moreno

Fotografía de María José Toscano Moreno

No sabía quien esto escribe el protocolo de inicio del cortejo, por el cual Nuestra Madre del Cielo se acercaría, en primer lugar a la capilla sacramental para hacer estación ante el SANTÍSIMO SACRAMENTO, haciendo posible este bellísimo instante que captó el buen hacer de mi querida compañera, María José Toscano: Frente a frente, quedaban las benditas Advocaciones de la Santísima Virgen María a las que mi madre me enseñó a rezar, en mi infancia y en mi adolescencia, y a las que pertenecemos mi familia y yo, pues los dulces nombres de CARMEN y BUEN REMEDIO acompañan nuestra oración al comienzo y al final de cada jornada de esta vida que DIOS nos brinda. 

Igualmente, Nuestra Madre y Protectora del Buen Remedio hizo estación ante las capillas de la Santísima Virgen de la Cabeza, Nuestra Señora de la Esperanza y de la hermandad del Señor de la Paz, Nuestro Padre Jesús de la Paciencia y María santísima del Rosario, ante cuyas sagradas y veneradas Imágenes sagradas se rezó el anuncio del Ángel a la siempre Virgen María de que, en su seno, iba a ser concebido nuestro Divino Redentor por obra y gracia del Espíritu de Dios.

¿Qué si cabía alguna emoción más al inicio de este cortejo de regreso a nuestra casa? Los compases del himno nacional al cruzar la puerta del Perdón del templo parroquial fueron esos acordes precisos para coronar este piadoso y magno acto de fe.

Fotografía de María José Toscano Moreno

Fotografía de mi hermano Miguel Ángel Moreno Almenara

Fotografía de mi hermano Miguel Ángel Moreno Almenara

Fotografía de mi hermano Miguel Ángel Moreno Almenara

Fotografía de mi hermano José Almagro Mazariegos

Fotografía de mi hermano José Almagro Mazariegos




¡De vuelta a casa, todo queda dicho! Ahora, como siempre, la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima del Buen Remedio tiene por delante mucho trabajo por cumplir en favor, homenaje y servicio de su fiel devoción al Evangelio de Cristo, vivido a través de la participación en los Misterios de su Pasión redentora y cumpliendo con nuestra promesa de extender y acrecentar la fe en Dios Padre a través del incremento y cuidado de la devoción a las sagradas Imágenes de Cristo y la Virgen María que nos recuerdan, todos los días, lo que significa decir "sí" a la llamada de este Dios vivo, presente en cada acto, pensamiento y anhelo que anima nuestras vidas.

¡Enhorabuena a mis hermanos y hermanas en Cofradía por estar siempre atentos a la llamada de Dios!





LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI

sábado, 16 de octubre de 2021

SALUD Y BUEN REMEDIO - 5 - LA MAGNITUD DE TU CARISMA


Ser cofrade imprime carácter. Tu hermandad te marca la senda. Caminas y te comportas en tu día a día según unas normas de conducta que has asumido, admiras y respetas, como así quieres que lo hagan aquellos a quienes la Providencia divina conceda el don de poder sentir lo que tú sientes.

Tu hermandad es una familia de familias en la que sientes el gozo de poder unir y vincular a la tuya. 

Una hermandad sirve de cuna, de ayuda, de academia y escuela, de herramienta en tu labor cotidiana, de bastón en tu absoluta madurez y de vehículo a través de la que alcanzas ese Cielo prometido por el que pides, cada día a tus Sagrados Titulares para que allí hayan conducido ya a tus seres queridos y a cuantas personas viven su vida siendo fieles a Cristo.


Junto a tu hermandad, vives momentos tan sublimes e inolvidables que te llenan la vida y te limpian los pesares, los dolores y las penas.

Junto a tu hermandad, eres pleno pues alcanzas la plenitud entre aquellos que como tú rezan, respiran, se comportan y actúan.


Hoy celebra la Hermandad y Cofradía de nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima del Buen Remedio la Fiesta Principal solemne en honor, homenaje y mayor gloria de Nuestra Madre y Señora del Buen Remedio, sagrada Remediadora de todos los males y Madre buena y atenta que nos conduce a Dios con el brillo de su mirada, con el gesto de sus manos, con la perfección de su presencia artística entre nosotros. Y hoy estaremos junto a nuestra hermandad sintiendo que todo esto es un regalo recibido del propio Cielo. Así somos y este es el principio que nos llena de orgullo y nos mueve a extender su devoción por los cuatro confines.



De mis hermanos y hermanas recibí el gozo de poder dar las gracias por esta vida de fe compartida y hoy me siento orgulloso de proclamar ese espejo de la majestad del Cielo que nos acoge en esta bellísima y peregrina ciudad de Andújar.

Nos vemos en la parroquial de Santa María la Mayor, nuestra comunidad madre, durante la celebración de la Santa Misa y mañana tendremos el privilegio y el honor de devolver a Nuestra Madre del Cielo a su capilla de los ángeles, desde la que Ella, junto a Jesús, nos brindan la salud de alma y cuerpo y siguen velando por nuestro bien todas y cada una de las horas del día.

LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI

viernes, 15 de octubre de 2021

SALUD Y BUEN REMEDIO - 4 - TÚ, VIRGEN SAGRADA QUE TANTO VALES, DA REMEDIO A NUESTROS MALES


La Hermandad del Buen Remedio tiene a gala haber escrito, a través del trabajo de sus cofrades, un elegante legado de buena praxis religiosa en la celebración de sus solemnes cultos, internos y externos.

La Hermandad del Señor de la Sentencia y de la Virgen del Buen Remedio ha desempeñado maravillosamente su labor de educadora de las generaciones cofrades. Así, los niños y niñas que acudían a los actos de cultos aún sentados en la silleta, llevan ahora junto a ellos a sus hijos e hijas a vivir la celebración de la Eucaristía ante sus sagrados Titulares, ante la mirada emocionada y orgullosa de sus abuelos y abuelas.

Nos ha pasado de todo y nos seguirá pasando, pues así es la impronta presente en la condición humana. Pero, por todo, ante todo y sobre todo, Jesús de la Sentencia junto a la Santísima Virgen María del Buen Remedio lo curan todo, convocándonos ante su presencia en cada Cuaresma y cada mes de Octubre.


Hoy, el padre Ángel Sánchez, ¡mi vecino Dandy,... de toda la vida!) nos hablaba de la figura de Santa Teresa de Jesús, mujer entregada a Dios, doctora de la Iglesia e inspiradora, con sus hechos y su palabra (SOLO DIOS BASTA), para sentir que la obra de Dios puede hacerse presente en nosotros si nos entregamos por completo a Él y, tal y como nos mostró la Santísima Virgen, le decimos: ¡Hágase!

Y como epílogo a su homilía, siempre próxima y cercana, nos dejó la más hermosa ofrenda que Cristo nos regaló junto al sacrificio de su propia vida:

AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO

Quiero culminar esta crónica de los solemnes cultos de Octubre en honor a Nuestra Señora del Buen Remedio con la última jaculatoria que se ha proclamado en el ejercicio de Triduo:

TÚ, VIRGEN SAGRADA QUE TANTO VALES, DA REMEDIO A NUESTROS MALES

LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI


SALUD Y BUEN REMEDIO - 3 - EN MISIÓN


María Santísima del Buen Remedio, Madre de Dios
Fotografía - Fernand  (Sevilla, 1984)

 Cuando pensamos en el día a día de nuestras comunidades, la calidad de vida es la medida buscada, como condición indispensable. Mientras, a través de las noticias diarias o de la información que recibimos del voluntariado de Cáritas de nuestras parroquias o de distintas ONG sabemos de la urgente necesidad que siempre existe de brindar ayuda, cobijo y compañía a todas aquellas personas que no rozan ni por asomo de un mínimo de calidad de vida tal y como nosotros la disfrutamos. 

El sacerdote misionero andujareño don Luis Fernando Criado Reca, desarrolla su vida sacerdotal junto a la comunidad parroquial de María Madre de Gracia, de Rocafuerte, en la región de Esmeraldas, en Ecuador, una Misión de nuestra Diócesis de Jaén en aquella bella tierra. Bella pero dura, recia, donde la orografía del terreno y la situación de las distintas aldeas que forman la comunidad parroquial, obligan a desplazamientos largos, pero que implica, a un tiempo, el gozo de poder compartir el mensaje salvador de Cristo con personas que viven y entienden la Fe como un regalo, como un tesoro recibido, algo que en nuestro mundo puede llegar a convertirse tan solo en una rutina. 

Aquella tierra ha sufrido las terribles sacudidas de terremotos que han destrozado hogares y han obligado a rehacer muchas vidas. Y la certeza, la cercanía más segura con la que han contado en todo momento es con la presencia verdaderamente tangible de la palabra de Vida de Cristo hecha actos en la labor de los sacerdotes que desempeñan su vocación entre los hermanos y hermanas de estas regiones más desfavorecidas por la riqueza económica, pero totalmente ricas en voluntad, Fe y confianza en que Dios no nos abandona nunca.

Escuchar la palabra de don Luis Fernando Criado, disfrutar de ese timbre con la que se enriquece el español en su habla hispanoamericana, y sentir como el Evangelio cobra un sentido más pleno cuando es proclamado por una persona que dedica su vida a verlo cumplido en su plenitud, obligan al alma y al espíritu a venirse arriba, a superar los vagos miedos que mantenemos en este primer mundo nuestro, asustado por una epidemia de la que se olvida a las primeras de cambio por una vacuna elaborada en meses, mientras el resto del mundo aún aguarda, no solo las primeras dosis de este bálsamo, sino la vacuna de tantas otras enfermedades como en el hemisferio norte ya hemos dado por controladas, mientras que sus efectos siguen devorando tantas vidas entre nuestros hermanos y hermanas del cono sur. 

Es un regalo y un auténtico revulsivo contar con la palabra y el ejemplo de sacerdotes que dejaron comodidades y facilidad de vida, para disfrutar de la auténtica vida, compartida, minuto a minuto, con aquellos que son capaces de vivir más en plenitud necesitando muy poco de lo material para sentirse agradecidos por la vida recibida de Dios.

LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI


jueves, 14 de octubre de 2021

SALUD Y BUEN REMEDIO - 2 - ¿QUÉ ES LA SALVACIÓN?


- A manera de acotación: puede resultar mucho más elocuente esta crónica si se acompaña su lectura de la marcha del maestro Gámez Laserna: "Pasa la Virgen Macarena", tal y como siempre me sugiere un apreciado hermano y maestro, súbdito fiel de Nuestro Señor de la Sentencia y María Santísima del Buen Remedio -

- ¿Qué es la Salvación? 

Abstraído en la contemplación de la cúpula que nos legara el maestro Blas de Ledesma, aquella pregunta formulada por don Antonio José Morillo Torres durante su homilía del primer día de Triduo en honor a Nuestra Señora del Buen Remedio, devolvió mi mirada a la cátedra ocupada por el eficiente sacerdote, párroco de las iliturgitanas comunidades de San Eufrasio y Santiago Apóstol. 

No os exagero, cuando os digo que, a mi manera de pensar, Antonio José es ese predicador que Dios regala a la comunidad cristiana de tanto en cuanto y que es capaz de alimentar de manera plenamente eficaz la Fe a través de la palabra justa y bien cimentada.

El joven presbítero nos mostró la claridad que cobija la respuesta a este interrogante: se trata de abrirse al AMOR DE DIOS, de sentirse llenos de ÉL, de saber que no nos abandona, de sentirnos parte de su obra y de comulgar con quienes nos rodean y nos acompañan en esta vida, que ha de ser puesta en valor a través de la ofrenda de ese don recibido por Dios entre quienes nos acompañan y para quienes más lo necesitan.


Cada uno de nosotros recordará este Triduo y Fiesta solemne dedicados a Nuestra Madre y Señora del Buen Remedio por las palabras, plegarias e imágenes imborrables que está produciendo para nuestro recuerdo. 

Para mí, se agolpan vivencias de hermandades con paladar a terciopelo y a ruan. Y es que María Santísima del Buen Remedio está presidiendo estos cultos entronizada sobre las andas que maese José Carlos Rubio Valverde ofreciera a la cofradía de la Vera Cruz, y que maese Maudi Moreno Almenara restaurara en aquel primer "taller" que el sublime artista cordobés tuviera en dependencias pertenecientes a la basílica del Juramento de San Rafael... (¡Ay, aquella escalera en caracol donde me dejé un tobillo una Cuaresma, preparando junto a José Carlos un número de nuestro boletín "Lignum Crucis"!)

Mientras el afamado tallista, descendiente de toda una casta de maestros cordobeses, trabajaba en la creación del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de Andújar, mientras Maudi vivía aquel proceso creador, desarrolló también labores de viejo ebanista, restaurando aquellas pequeñas andas según las técnicas antiguas que José Carlos le recomendaba para que el resultado tuviera tintes clásicos y elegantes. Así fue recuperada para el culto aquella parihuela, que ya ha sentido sobre sí la bendición de Jesús Nazareno, Jesús atado a la Columna y Nuestra Señora de los Dolores, de la Vera Cruz (estas andas fueron su trono antes de que ocupase su paso procesional para acompañar, junto a San Juan Evangelista, a su Divino Hijo en la jornada del Domingo de Ramos), a Jesús de la Paciencia durante su Vía Crucis Cuaresmal, y a los sagrados Titulares de esta cofradía de Jesús de la Sentencia y María Santísima del Buen Remedio en memorables actos de culto externo, que forman ya parte de la memoria cofrade de Andújar.

Y junto a las andas, bellamente exornadas por delicada flor blanca y rodeadas por la cera que su Hermandad consume en honor y homenaje a su Reina, los faldones que confeccionara mi hermana veracrucera, maesa Isabel Cortecero Cañadas. Estos faldones, junto a la mesa de Reglas y el dosel de cultos que realizó para la Cofradía de la Vera Cruz andujareña, nacieron de la Fe, la devoción, el amor y el dulcísimo recuerdo de su madre que  llena de Arte y elegancia las manos y todo el ser de Isabel. ¡Y cuánto de este arte, de este trabajo íntimo y delicado que nace entre cofrades, muestra desde su origen nuestra Hermandad del Señor de la Sentencia y Nuestra Madre y Señora del Buen Remedio!

Estas son las emociones, muy particulares y maravillosamente plenas, que ha hecho brotar este primer día de Triduo, de gratitud y de acción de gracias a Dios, dirigidas a ÉL a través de la maternal mediación de la Santísima Virgen María.

¡Que Dios siga hablándonos a través de los momentos vividos durante estas jornadas!

LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI

martes, 12 de octubre de 2021

SALUD Y BUEN REMEDIO - 1 - EL SANTO ROSARIO

 

¡Te debemos tanto!,... ¡y a Ti se te ilumina de una manera tan bonita tu cara de azahar cuando nos ves a tu lado!

¡Te queremos tanto, a ti, que tanto quieres y que a querer nos enseñas! 

Te llevamos a diario en el recuerdo y es por eso que añorábamos tanto llevarte a nuestro lado.

Ver ese tramo de cofrades, de todas las edades, a la pura luz de la cera blanca, devuelve esa amalgama de emociones que desborda la razón.

Esta madrugada, ha resultado emocionante ver a la gente esperando tu salida en el altozano, junto a la embocadura de tu calle Cuna / Sor Isabel, Madre y Reina del Buen Remedio.

Rigor antiguo, canónico, como ha sido desde su principio, durante estos 38 años largos de historia que tiene tu cofradía. Siempre igual, siempre fiel, siempre según los cánones del rito aprendido y asumido que decidimos seguir al jurar nuestras reglas.

El saludo a los hermanos y hermanas, de antiguo y ahora llegados al amparo del Señor de la Sentencia y su Madre amantísima, la Santísima Virgen del Buen Remedio.

Como decía maesa Rosa Caño Mezquita, los que durante el primer traslado a Santa María de Nuestra Madre aún iban en sus silletas, ahora son costaleros y cofrades de luz de Nuestra Madre del Cielo.


Mi madre está muy presente en aquella capilla de San José, del antiguo hospital. Allí me llevaba de niño cada vez que acudíamos a visitar a algún enfermo o a alguna consulta médica. Al término de las mismas, solicitaba permiso para entrar en la capilla y rezar a Dios por quienes más necesitaban de nuestras plegarias en aquellos momentos. 

En estos recuerdos andaba yo inmerso cuando nuestro fiscal me decía que pasase al interior de nuestra capilla. Una vez dentro, nuestra Junta de Gobierno me ofrecía el inmerecido regalo de volver a sentir a mi madre mucho más cerca de la que la siento a diario. Abrazado al varal donde ayudé a caminar a Nuestro Padre Jesús atado a la Columna y a María Santísima de los Dolores, de la Seráfica cofradía decana de la provincia de Jaén, he tenido el gozo de poder sentir la cercanía de mis hermanos y hermanas protegidos bajo la Gracia y la Pureza perfectas de Nuestra Señora del Buen Remedio.

Gracias, de todo corazón, a nuestra Junta de Gobierno por esta oportunidad y gracias Señor por llevarme a tu Cofradía en aquel Otoño de 1983 siguiendo el ejemplo de mi hermano Luis, mentor tutelar de nuestra familia desde que nuestros padres forman parte de tu Cofradía en la Gloria de los Cielos.






Debo muchas de esas memorias irrenunciables a mi hermano de Abril y Jueves Santo, maese José Alberto Santiago Gavilán. Como él mismo me decía, lo más normal es que me pille con una Bandera o con una vela. ¡Gracias compañero, por tener la gentileza de dedicar una mirada a este humilde cofrade de a pie, que se honra y se siente orgulloso de gozar de tu amistad!

¡Esta fotografía contiene tanto texto para su pie que me llevaría 100 entradas tratar de aplicarla a este espacio! ¡Un gozo poder tener este recuerdo tan cerca de mi MADRE, de mis hermanos y hermanas de piel marfil y antifaz nazareno y de mi hermano de ruan veracrucero!


Empezamos a sentir el nudo en la garganta al verla a ELLA entronizada sobre la parihuela que maese Maudilio Moreno Almenara restauró en el coro alto de la Basílica del Juramento de San Rafael, en Córdoba, y creo que ya no lo dejaremos de sentir hasta que la tengamos de vuelta en su capilla el próximo domingo, después de la celebración de todos los actos de culto que nuestra cofradía ha de vivir en nuestra parroquia de Santa María la Mayor.

El primer rayo de Sol que besó su rostro, el primer racheo de su cuadrilla, la voz del capataz y la mirada purísima de su hijo, el incienso quemado con arte franciscano que tintineaba como la voz de beata María Ana Mogas, las ejemplares "revirás" en los rincones más románticos y cofradieros de la ciudad, la mirada intuitiva y cautivadora de nuestros fotógrafos, que acercarán a la SANTÍSIMA VIRGEN DEL BUEN REMEDIO a todos aquellos que no han podido acudir a su encuentro de este amanecer del Día de la Virgen del Pilar, nuestra fiesta nacional... 

Y, como nuevo principio, verla quedar entronizada a los pies del que fuera retablo del convento de San Francisco de Asís, ahora coronando el presbiterio de Santa María la Mayor. Y, en el corazón, el anhelo por ver el retablo efímero de cultos que ha de alzar nuestra ejemplar priostía para mañana dar comienzo a la celebración de nuestro solemne Triduo de Reglas en homenaje a la sublime MADRE DE DIOS. 


LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI

sábado, 9 de octubre de 2021

REGINA SACRATISSIMI ROSARII


    ¡Qué deliciosa suma y qué elegantes sumandos los que anoche se dieron cita en esta Muy Noble, Muy Leal y Peregrina ciudad de Andújar!

    Era noche de octubre, durante la octava de la festividad de NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO. Caminaban estandartes y hachas de cera blanca escoltando a la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA muy cerca del convento Carmelita que cobijara a sus hermanos hace más de tres siglos. Entre las recordadas calles de la Cárcel vieja y del Carmen, acariciados por la brisa ceramista que nos llegaba desde su altozano, LA SANTA MADRE DE DIOS vestida de reina en humilde tributo a la obra de maese Fernando Morillo Lasso, caminaba de nuevo por las calles con luz dorada andujareñas. 

 

    Rosario vespertino en esta vuelta a la devoción popular que se siente segura al tener caminando a la MADRE DE DIOS junto a nosotros por las calles por las que deambula nuestra vida a diario. 

    El casco antiguo de esta otra Andújar edificada aguas abajo de la histórica Isturgi, rindió pleitesía a la VIRGEN NIÑA de nuestra ciudad y la acompañó con un respetuoso silencio que llamó poderosamente la atención de mi hijo Manuel. ¡Quizá volverla a tener a nuestro lado nos dejó sin habla. Solo el "Ave María" rezado a media voz por mi suegra Candy a mi lado me sacó de aquel túnel atemporal en el que quedé sumergido nada más contemplar de nuevo el parpadeo de la cera encendida y emocionarme al escuchar el racheo de los pies de la cuadrilla costalera que mimaba con su andar a la bellísima Dolorosa reina de los corazones de jóvenes y mayores.

    - "¡Ya se huele el incienso!", susurró mi esposa dirigiendo su mirada hacia la Puerta del Perdón del bello templo andujareño. ¡Así era! Todo volvía a su justa medida.

    La concurrencia que las cofradías de Andújar despiertan en torno a las sagradas Imágenes de Cristo, la Virgen María y los santos que de ellos nos hablaron a través de su ejemplo, es siempre reconocible, saludable y sabia conocedora de los lugares, los tiempos y las emociones. Algunas buenas almas que no han podido resistir el azote de esta enfermedad ya nos acompañaban desde el mismo Cielo, a donde, a buen seguro, ya les condujo Dios por la bondad de sus actos, sus gestos y sus plegarias.








¡Correcto andar de una cuadrilla que ya ostenta decanatos de buen hacer y de saber permanecer! El capataz de la hermandad de PAZ, PACIENCIA y ROSARIO, junto con su equipo de auxiliares, supo dar muestra de que lo que se aprende con buena fe y se lleva como bandera de una manera de ser y de actuar, no se olvida por mucho tiempo que se pase sin ejercer las funciones de este noble y respetado arte.











    Y la Fe que permanece y que vuelve a nosotros en la manera de gestos y acciones que nos hablan de un amor imborrable, eterno pues permanece no solo en nosotros sino en las generaciones que nos siguen y que han sabido hacer suya esta regla de vida, de seguridad, de respeto y de modelo de entrega y actuación permanente.

    Signo a signo, gesto a gesto, nuestra manera de creer y de comportarnos está volviendo a nosotros y sentimos que, verdaderamente, nunca se fue de la piel de cuanto defendemos y pensamos.

    Enhorabuena a la Cofradía de los Dolores del Carmen y Venerable e Ilustre Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Paciencia, Nuestro Señor de la Paz en su entrada triunfal en Jerusalén, María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos y Nuestra Señora del Carmen, de Andújar. Ha sido todo un honor retornar a la práctica de nuestras celebraciones de culto público de manera tan equilibrada y respetuosa con las maneras comunes a nuestra ciudad. ¡Que Dios y su Madre Santísima os bendigan y os premien por tanto bien como ayer acercasteis a quienes tuvimos el honor de participar en vuestro ejercicio del Santo Rosario en homenaje a la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA. 



LAVS DEO, VIRGINIQVE MATRI