martes, 19 de julio de 2011

UN BARRIO MARINERO DE OLIVOS I - EL BESAPIÉ


A las fronteras entre el barrio de La Lagunilla y la Corredera de los Capuchinos se llega por calles con tan buena presencia como ésta de San Lázaro, donde las casas mantienen viva la llama del sabor andaluz. Zaguanes con aire trianero y heráldicas en azulejería esmaltada sobre las paredes, con membrete de calidad en su firma asegurada.





De camino hacia la todavía Parroquia de Santiago, nos encontramos con el Altozano Peñuelas, que tan sonoras connotaciones tendrá para aquellos de vosotros que tengáis el pasaporte capillita, pero que, por obra y poca gracia de algún descuidado,  pierde esa condición de egregio Altozano  (esperemos que mantenga su nombre original en los planos ciudadanos) para verse rebajado a simple "calle", como aquí vemos sobre el azulejo.


Ya en la capilla, maese Lucas Sánchez dirige el rezo del Santo Rosario ante Nuestra Señora del Carmen, dispuesta ya, sobre su mesa de cultos, para recibir la veneración de sus fieles durante el posterior Besapie.


La proximidad entre las cofradías tiene una forma de expresión muy singular que podemos ver en las siguientes fotografías: sobre la parihuela de Nuestra Señora del Rosario, de la Hermandad andujareña de la Paciencia, cubierta con los respiraderos y las maniguetas de la citada Cofradía, se alzan los candelabros de guardabrisa, la peana y los ángeles propiedad de la Cofradía de la Virgen del Carmen, que comparten su protagonismo sobre la tablazón con dos faroles prestados para la ocasión por la Virgen de la Amargura, Reina de los Toreros de nuestra capital del Santo Reino, que brindarían su luz a Nuestra Señora en conjunción con algunas tandas de la candelería de la Virgen del Rosario andujareña. Desconozco la procedencia del juego de violeteras y jarras.

En palabras de la Biblia: "Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común" Hechos 2, 44.




Ahora vemos la Bandera corporativa de la Cofradía, a la manera de bandera recogida con la heráldica de la Orden Carmelita representada en su centro, contenida en placa de orfebrería. Esta enseña es entendida como "Estandarte" de la Cofradía y la representa adonde quiera que acuda en corporación (aunque, en realidad, la Cofradía otorga esta función al siguiente Estandarte que vamos a ver. Todo queda en la forma en la que se recogiera en los Estatutos de la Cofradía).

El Estandarte queda enmarcado entre uno de los ciriales de la cofradía y su pértiga.


Este es el nuevo Estandarte conteniendo la Imagen de la Titular de la Cofradía, donado por doña Mercedes Fernández y que ha sido estrenado este año.

Estas insignias "extendidas" (en el sentido más puro del origen latino del término Estandarte), compartieron, con las banderas, la representación de las Cofradías desde antiguo.

Con el tiempo, algunas de estas Insignias llevaron sobre sí la Imagen de la Virgen María contemplando su Limpia y Pura Concepción, reforzada por la locución: "Sin pecado concebida".

Existía, con anterioridad a ellas, una Insignia con la misma significación, pero en cuyo paño se podía leer la expresión: "Sinelabe Concepta", por lo general, bajo las siglas de la salutación del Arcángel a la Virgen.


Este Estandarte de la Virgen, como bien señalaba nuestro amigo Pablo Francisco en un comentario de una entrada anterior, presenta, bajo el perfil del escudo de la Orden Carmelita (en cuyo interior y bajo cuya corona real abierta, figura el lienzo de la Virgen del Carmen), dos escudos, uno de ellos perteneciente a la Cofradía de la Paciencia, y el segundo, conteniendo la Cruz de Santiago sobre la vieria peregrina. El motivo de la elección de estos escudos no lo conocemos, de momento. Hablaremos con José Luis Serrano.


Juramento de la nueva Hermana Mayor, doña Mercedes Fernández, en presencia de la Excelsa Titular y teniendo como testigo a su predecesor en el cargo, don Juan Carlos Ocaña. Doña Mercedes ha sido en este año 2011: bordadora del nuevo Estandarte, pregonera y Hermana Mayor.



¡Ojalá se cumpliera el anhelo de José Luis Serrano de poder coronar la Imagen de María Santísima con una presea de orfebrería!


Nunca falta a los pies de la Virgen del Carmen un ramillete de jazmines. En casa de mi abuela María Jesús siempre había una bandejita que ofrecía el perfume de esta efímera flor durante las tardes del estío andujareño. Una Imagen de la Virgen del Carmen quedaba cerca de ellas en todo momento.


Los devotos de la Virgen del Carmen acuden a venerarla hasta su parroquia de Santiago. Vemos en la imagen a feligresas de San Bartolomé que, en la jornada anterior, habían acudido a participar en el Triduo de la Virgen del Carmen que ha tributado en su honor la Parroquia de Santa María la Mayor. En Noviembre volverán a estar junto a Ella durante el ejercicio de la Novena a las Ánimas benditas que se celebra en la parroquia de San Bartolomé Apóstol.

Junto a ellas, contemplamos la presencia de jóvenes cofrades, que no faltan a uno sólo de los cultos de nuestras Hermandades de Penitencia, Gloria y Sacramental. ¡Deberíamos seguir su ejemplo!

2 comentarios:

  1. Buenas de nuevo Manolo
    Solo una idea seria descabellado pensar en la fusion de la Hermandad del Carmen Doloroso (Hermandad del Rosario)con la Hermandad de gloria de la Virgen del Carmen de Santiago y trasladar a la primera a la parroquia de Santiago y asi convertir el miercoles santo en un dia de barrios y asi de camino descentralizar un poco la semana santa de andujar,ademas si la hermandad lo hiciera bien se podria ganar al barrio,trabajando por un barrio que podria necesitarlo
    saludos y gracias por atenderme siempre

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo.

    El hecho es que la Hermandad de la Paciencia ya contempla en sus Titulares a la Virgen del Carmen y que, en su misma Parroquia de Santa María la Mayor, cuenta con una Imagen de María Santísima con esta advocación, la que preside este blog en esta Octava de la Reina de la Orden Carmelita.

    Bien es cierto que la fusión no es un tema tan descabellada, tal y como abordaremos en las entradas que hoy se publican.

    Un saludo, Pablo y gracias por tus comentarios que vivifican este blog.

    ¡Felices Vísperas!

    ResponderEliminar