jueves, 20 de julio de 2017

¡A VER A GUAPA QUIÉN TE GANA!


Conservo hitos en la Corredera de mi infancia. Guardo recuerdos que me ruborizan. Mantengo vivas memorias que me emocionan todavía. Encierro en la recámara de mis ojos imágenes de cuando era niño, de sillas a la puerta de casa, de señoras en bata de verano, abanico y jazmín recién cortado sobre la falda, zurciendo algún pernil que otro de los infantes aventureros entre obras y una "carretera general" que se tornaba Océano embravecido de corsarios y canallas. Tengo la necesidad de volver a mis viejas calles, acompañado por los míos, para recordarme sentado en sus "servigueras". ¡Imagina que todo fuera sólo ir!... ¡NO!... ¡Lo confieso!... ¡YO NECESITO SIEMPRE DE CAMINOS DE VUELTA!



Hermanados en la Pasión y en la Gloria. Mostrando escudos bordados y moldeados sobre el metal con luz de plata. Caminando en ordenado cortejo tras una blanca enseña con la cruz sobre el monte, entre estrellas, como guía de un pueblo que siente que la Virgen visita sus casas.





Los protocolos en las ciudades con piel de pueblo son de horquilla en la boca, risas a media tarde, peina bien derecha, mantilla letífica para las ensoñaciones de las damas iliturgitanas y repiqueteo de tacones por el pasillo antes de salir para la iglesia, donde hacer realidad la promesa formulada. ¡Sabemos cómo figura en la liturgia capitalina,... pero lo enhebramos según la bobina que tenemos más cercana!


¡Y una voz, una vieja y curtida voz que se sigue gastando "chicotá" a "chicotá" por su gente, alza a la Madre y Señora del Mar interior, para dar una vuelta de tuerca a nuestras almas, que no dejan de preguntarse si será posible tanta majestad para una Virgen aún con la mirada de alba!




A la Virgen se la piropea con cera, incienso y las flores más delicadas. ¿Se puede amar de una manera más detallada? ¡No hay detalle que no tenga un significado preciso! ¡No hay espacio donde no brille un primoroso cairel de gracia! ¡Lo que se ama se mima, se cuida, se abraza!


¡La mejor tripulación! Buenos conocedores de las reglas de la marinería musical que convierte el andar de la Virgen en un puro temple de la elegancia.

Dos Bandas que hacen reverencia a dos maestros de la música que tanto hicieron por tan noble arte en nuestra Comarca: los maestros Amador y Flores. A la Banda que lleva el nombre del Maestro Amador, en Andújar, se le unieron como refuerzos para una jornada de la intensidad de la del pasado 15 de julio, refuerzos de la marmolejeña Banda Maestro Flores, de Marmolejo. ¡Ahí atiné a fotografíar a Nazareth y a Elena, compartiendo con el conjunto de los maravillosos integrantes de nuestra "Maestro Amador" iliturgitana ese don de crear arte para quien es la causa de que la BELLEZA llene nuestras casas.

¡Mis dos bandas de música! ¡Mis dos puertos para el disfrute de ese mar de notas! ¡Mis dos puntales para confiar siempre en una juventud que trabaja, que estudia, que se esfuerza, que disfruta, que siente la vida en la yema de los dedos, que emociona a cuantos tienen la suerte de poder escuchar sus interpretaciones, que vive en plenitud ese ARTE imprescindible que es LA MÚSICA! ¡Una cohorte entera de maestros al servicio de la REINA CARMELITANA!












E impulsados por un nombre que anima la vida de sus abuelas, sus madres, sus hermanas, sus esposas, sus hijas, sus prometidas... ¡una cuadrilla llegada de los confines de este océano verde y pardo cuajado de olivos! ¡Recios navegantes! ¡Hombres de un mar de costales! ¡Orfebres del andar medido! ¡Alarifes de un palacio con luz de oro y plata que cimbrea la flor y la cera para que la Virgen luzca más guapa! ¡Bordadores de "chicotás" de hojilla y muestra armada! ¡Compositores de una marcha escrita sobre la partitura de la calle por el compás de sus pies de casta! ¡Elegantes hombres del costal que hicieron de aquella una noche santa!



La Corredera de Capuchinos se vuelve en la Carrera Oficial para la Virgen del Carmen de Santiago. Su anchura es una arteria navegable para el galeón de plata de la Virgen de capa blanca. Sus árboles cobijan la llama de sus ciriales y la espadaña pastoreña le envía mensajes de esperanza, ¡pues no deja de confiar en volver a ver caminar sobre la cátedra del costal a la Divina Pastora de nuestras almas!








San Lázaro sigue teniendo su ermita, con tres bellísimos altares dedicados a Nuestra Señora del Carmen, a la Inmaculada Concepción de María de la Medalla Milagrosa y al Sagrado Corazón de Jesús, donde su figura es acompañada por la Virgen María, al igual que lo hizo desde su Nacimiento, durante su Infancia y ahora, contemplado como Rey del Universo y Padre supremo de todas las razas.

¡Maesa María José tiene de catequista hasta los andares! ¡Maestras habrá, pero como ella...!







¡Todo es Ella! ¡Todo es mi Carmen que llena de mar la Corredera de mis juegos infantiles y mis nostalgias! Todo en Ella es paz, sencilla grandeza, gentileza de las buenas personas que hacen posible que su Cofradía sea un ejemplo de tesón, fortaleza, sabiduría y templanza,... ¡pura belleza al mediar Julio sobre esta Andújar en llamas!

¡GRACIAS POR CADA SEGUNDO A TODOS! ¡Y qué menos esperar de todos vosotros, cofrades, costaleros, músicos,... si no sabéis amar de otra manera!

viernes, 23 de junio de 2017

LA MAÑANA DE JESÚS

 
Guarda historias de un claustro con cuatro acequias. Guarda historias de una cruz de plata y de una capilla cercana a la de las sagradas reliquias de nuestros héroes. Guarda historias de pérdida y de regreso. Guarda testimonios que se intentaron volver a mostrar. Guarda banderas adamascadas apuntando al cielo, cual puntas de flecha. Guarda palabras rezadas y promesas cumplidas. ¡Y recupera una mirada que nunca debería haber sido arrinconada!


 
Para nuestros mayores andujareños, la del Viernes Santo es la "Mañana de Jesús". Nuestras nobles damas, que peinan ya sus cabellos de plata, se recuerdan a si misma cubriéndose la cabeza con el velo negro para visitar los últimos "Monumentos" que les restaban de la noche anterior y marchando luego al encuentro con JESÚS entre las cavas antiguas iliturgitanas. Hoy, algunas de esas abuelas pespuntean las faraonas que visten sus nietas y nietos.



 
Ternos negros para un día de respeto, de vigilia, de abstinencia, de oración continuada, de hablar con Dios entre susurros, de hacer esta fecha eterna para que vuelvan a traer a nuestras cansadas vidas el sabor de todo lo que es auténticamente cierto.
 
Damas y caballeros andando despacio, en blanco y negro, entre una realidad con color a Primavera.

 
Llega Dios caminando sobre una alfombra donde cada "Padre nuestro" es la urdimbre, sobre la que crea su trama el andar valiente de toda una cuadrilla de costaleras vestidas de nazareno y oro.

 
 
Cartelas con ángeles pasionistas y otras con los Misterios que condensan el significado de esta BUENA NOTICIA.
 
Y bajo el canasto navegante, una cuadrilla de andar medido, de zancada cabal cuando la ocasión lo merece y así lo manda la vocera, de paso dado porque es justo el paso que se tenía que dar,... ¡ni más ni menos! ¡Qué fácil parece lo que es fruto de tantos ensayos, de tanto trabajo, de tanta amor, de tan noble ciencia! ¡Es algo más que formar parte de una cuadrilla costalera! ¡SE TRATA DE SENTIR QUE ESE TRABAJO COMPARTIDO LAS CONVIERTE EN HERMANAS DE TRABAJADERA!
 
 
 


 
¡Y capataces antiguos siguiendo el canon de una noble escuela! Carlos Prieto, José Antonio Jurado, Martín González,... atesoran muchas horas disponiendo cuadrillas que hagan posible que el movimiento revista de majestad este diálogo entre JESÚS y su pueblo.
 




 
Viejas historias de una Cofradía que intenta volver a andar junto a la memoria gráfica y personal conservada. Nuevas formas que llegan buscando trenzarse con lo recuerdos... ¡Y JESÚS que ha vuelto a caminar entre sus gentes, abandonando aquel inexplicable exilio coro de San Miguel!

 
¡Todo se llena de ese amor por el andar, por la música cofrade, por las formas! ¡Es un amor que elimina diferencias entre nuestro Norte y nuestro Sur!
 
 
 
Esta última fotografía muestra al Señor ante la que mi madre conoce como "la vivienda americana". ¡Esos son los vértices de Andújar: lo que fue, lo que hicieron, lo que somos ahora...!