lunes, 26 de septiembre de 2016

¡DEVOCIONES EN PERMANENTE VÍSPERA!


¡Es algo que sientes, que notas en la yema de los dedos, pues tienes la certeza de que llegarás a tocarlo!
 
Es una espera imprecisa, un traqueteo de vagones que vuelve, una y otra vez, a tomar la misma curva.
 
Es una oración cotidiana, una cruz sobre la frente, la boca y el pecho acompañada de un "Padre nuestro", un "Ave María" y un "Gloria" que sabe a Marcha real frente a las puertas de sus templos.
 
Es la suma exacta de los tiempos. Devociones recibidas de nuestros ancestros, continuadas en el tiempo.
 
Una nació para ser procesionada, y ve cómo son otras iniciativas las que recorren sus caminos devocionales.

 
La Madre que vuelve a vestir de gala, a recorrer el calendario litúrgico, a sentir los besos sobre su policromía de Reina, pareciera que también aguarda sentir sobre la piel de sus mejillas el roce de una noche de luna a finales del Invierno.

 
¡Nunca faltan cofrades! Rezar recorriendo altozanos y plazas es más fácil de lo que, en ocasiones, pretendemos.
 
La melodía de este susurro entre lágrimas precisa matices que los cofrades aguardan con insistencia y que pueden llegar a darse antes de lo que pudieramos esperar.


 
¡Y acariciar de nuevo sus manos con una letanía de besos es algo que le debemos a cuantos nos precedieron en este fecundo camino de la Fe hecha Arte, de la pasión por cuanto es bueno y bello; de dar el más noble fin a esos sentimientos que se vivieron de forma tan intensa antes de que nosotros naciéramos.

 
¡Quizás ya ha llegado la consumación de una nueva Víspera!

jueves, 22 de septiembre de 2016

LOS COLEGIOS RELIGIOSOS: UNA FÉRTIL MATRIZ PARA PRO-COFRADÍAS

La más fructífera tierra para el anhelo cofrade, para su comprensión, para su ordenamiento, donde mejor se capta el detalle, donde más se cuida el objeto de nuestros anhelos.
 
Cinco ámbitos, cinco comunidades formativas, cinco familias siempre vivas, permanentemente en crecimiento. Proyectos con los que tanto disfrutan las almas cofrades.
 
- El CEI "San Rafael y San José de la Montaña", de la Comunidad de Madres de Desamparados y San José de la Montaña.
 
- El Centro Educativo "Sagrada Familia", con alma Jesuita y con la vitalidad de su comunidad educativa.
 
- El Centro Educativo "Madre del Divino Pastor", de la Comunidad de Madres Franciscanas Terciarias de la Madre del Divino Pastor.
 
- El Centro Educativo "Inmaculada Concepción - La Salle", patronato donde los hermanos Lasalianos brindaron su ministerio a nuestra ciudad.
 
- El Centro Educativo "Virgen de la Cabeza", de la Comunidad de Trinitarios Descalzos.
 
Realidades y posibilidades. Semilleros. Casas de oración. En estos centros educaticos pertenecientes a comunidades e institutos religiosos es digno de señalar, de manera muy especial, el coraje y la devoción de personas muy concretas, con nombres y apellidos, que han logrado poner en funcionamiento esta maquinaria enorme... ¡y tan compleja a la hora de echarla a andar!
 
Estos espacios, en ocasiones, bien merecen la creación de un legado que perdure, por encima de traslados o periodos de estancia, de modas o de circunstancias temporales. Pasar de ser laboratorios o invernaderos a verdaderas crisálidas de nuevas corporaciones, animados por el CARISMA de estas instituciones religiosas que han dado grandes frutos en otros lugares y que bien podrían fructificar en nuestra Andújar.
 
¡Magníficos proyectos, sin duda!
 
 
San José de la Montaña,
procesiona desde la Casa-Hogar de San Rafael,
regentada por la comunidad de RR. Madres de Desamparados
y San José de la Montaña
 
 
 
 
 
 

 
Pasos e insignias que forman el cortejo de la SEMANA SANTA CHICA,
organizada por la Comunidad Escolar de las "Escuelas Profesionales
de la Sagrada Familia", de Andújar. 
  
 
 
 
 La capilla del colegio andujareño de las Franciscanas Misioneras
de la Madre del Divino Pastor, soñada y creada por la inspiración
del maestro Antonio González Orea
 
(Fotografía de San Francisco de Asís, tomada del blog
de maese Manuel Barea, quien a su vez la tomó
del libro de maese Enrique Gómez)
  
La Madre del Divino Pastor, fotografiada por maese Ángel Muñoz,
que recibe veneración estudiantil en el colegio que en nuestra Andújar 
regenta la Comunidad de RR Madres Terciarias Franciscanas.
 
 
Capilla de la Inmaculada Concepción de María
del colegio de La Salle, de Andújar
 

¡En eternas Vísperas!
Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cautivo y Rescatado,
durante su larga vigilia, en la
Ermita de la Virgen de la Cabeza

martes, 23 de agosto de 2016

"CON LA NOBLE VIRTUD DE LA FORTALEZA"


El paso del tiempo lo marca el diapasón de las pisadas sobre calles tantas veces recorridas, el encuentro con los amigos y amigas con los que compartimos pasadas y presentes singladuras, las tonalidades de la luz desde la amanecida hasta la puesta de Sol, los trechos andados por aquellos que llevan sobre sus hombros el legado de todo un pueblo. El paso del tiempo se nos queda sobre la piel, como huellas de expediciones que nunca serán olvidadas.


Cuentan las antiguas crónicas portentos y hechos asombrosos; narran la vida de personajes revestidos de la heroicidad de seguir siendo libres antes de acatar una autoridad que abusa, que coacciona, que pretende someter y convertir en súbditos vacíos.



Se hicieron oquedades en la tierra y se sacó a la luz a quienes permanecían en el olvido. Reliquias de hechos heroicos que giraban en torno a una pareja de hermanos, quienes lucharon y vencieron hasta convertirse en leyenda.

En la altura del Cerro de la Luz, desde la atalaya que corona su Santuario, los Santos héroes Bonoso y Maximiano son alzados ante los viejos muros de Santa María del Alcázar, San Juan Bautista y San Martín de Tours.


Volvemos cada 21 de agosto en una ruta que es ya tradición para mi familia, y recuperamos el encuentro con los Santos en las plazas y estrechuras de una ciudad con un pasado milenario, un presente de cal y un futuro apoyado sobre los hombros de su juventud.

En este año 2016, suponía un honor ver a maese Francisco Caño Martínez junto a toda su familia, desempeñando la función de Hermano Mayor por delegación de la Real Cofradía de los Santos forasteros de Arjona. Confieso la emoción sentida al ver la pasión vivida por mi hermano de camino,  un COFRADE con muchos fundamentos y conceptos que comparto.

¡Ha sido éste un año inolvidable para el maestro, al que conocí durante un Encuentro de Juventud junto a nuestra Virgen de la Cabeza!


Mi hijo Manuel sigue ejerciendo como cronista del detalle. En esta entrada, sus fotografías se detienen en aquellos hechos que siempre han atrapado su atención en esta Fiesta de los Santos Patronos: la alabarda y la pica, los más pequeños vestidos de "pingüinos", la presencia de San Maximiano, la urna de las reliquias y el clavo contenido en la cuenca vacía, el ballenato pisado por San Bonoso y la elegancia de su capa.

Son elementos que él busca capturar, mientras no deja de entonar el "Himno de los Santos" cada vez que es interpretado tanto por los músicos de la "LIRA URGAVONENSE", en sus Bandas Senior y juvenil, como por aquellos otros que dan vida a la "Heroica Sociedad Musical del MAESTRO ARÁNEGA".

Este año me miraba con ojos abiertos como platos al escuchar las letrillas de las canciones que también acompañan la echada de las banderas.






 





Los jóvenes músicos arjoneros encuadrados en la Banda de Música Juvenil de la Asociación "LIRA URGAVONENSE" seguían el ejemplo de sus mayores y se van fogueando en esta noble ocupación para su pasión musical como es la Fiesta Mayor de su Ciudad. ¡Enhorabuena para los componentes de las tres Bandas de Música que acompañaron a los Santos Patronos de Arjona en su día grande!









Maese Luis Cordón Sierra ejemplifica ese corazón incansable de los jóvenes de la ciudad, que toman estas jornadas como un momento para la celebración participando en todos esos momentos que hacen lucida y magnífica la misma. Entre los músicos surge un vínculo estrecho, próximo al de la propia familia, que les hace convertirse en una sólida comunidad de amigos con unos objetivos, intereses y capacidades comunes.

´

Es difícil verle hacer un relevo. Es un hombre nacido para morir bajo la andas. Maese Antonio Contreras Cuesta me dijo ya hace mucho tiempo que quería hacerle un obsequio a mi Manuel, porque sabía de su pasión hacia los santos héroes patronos y protectores de Arjona y paisanos nuestros.

Confirmada nuestra presencia en la gloriosa jornada de este año 2016, fue muy cerca del monumento a Helvia cuando nos encontramos con él. Antonio se dirigió directamente a mi hijo Manuel, se retiró del pecho una medalla nueva que había caminado entrelazada a la suya durante toda aquella jornada magna del 21 de agosto, sirviendo bajo las andas de los Santos Patronos, y la depositó sobre el pecho de mi hijo. Intercambió con él una promesa, un legado maravilloso, una cita futura, una confianza sublime, un momento único que supuso para mi una muestra más de la grandeza de los hombres y mujeres que dan vida a este BENDITO MUNDO COFRADE QUE ME ANIMA.

¡Gracias, maese Antonio, gracias por ver en el pequeño Manuel Almansa Duro un alma que siente y que respira esa misma Pasión que tu alma comparte! ¡Gracias, hermano, por este formidable legado que ya acompaña la cabecera de mi hijo!


  




Esta es la historia de una ida y de una vuelta. Reencuentros dulcísimos, junto a los Santos héroes San Bonoso y San Maximiano, los que vivimos con nuestros amigos y compañeros: Vanessa, Luis, Charo, Paqui y familia, Carmela, Isabel, Jesús, Ana Belén, Montse, los pequeños Andrea, Jesús, Andrés... y a tantos amigos y amigas cofrades de esta Santa comarca que nos dimos cita en el Cerro de la Luz en esta noche Sagrada.

Celebramos la FE, el VALOR, la ENTREGA, el don de la VIDA que supera esa muerte vil que lleva consigo toda cobardía.

¡Qué más puedo decir! ¡Allí seguiremos cada Agosto, mientras Dios nos dé fuerzas para ello, junto a los que fueron hijos preclaros y valientes de mi pueblo que dieron muestra en Arjona de su hidalguía, de su valor y de su razón de ser como cristianos!







Imágenes de los Santos Bonoso y Maximiano que aún pueden ser venerados en Andújar en los templos de Santa María la Mayor y de San Bartolomé Apóstol