viernes, 23 de junio de 2017

LA MAÑANA DE JESÚS

 
Guarda historias de un claustro con cuatro acequias. Guarda historias de una cruz de plata y de una capilla cercana a la de las sagradas reliquias de nuestros héroes. Guarda historias de pérdida y de regreso. Guarda testimonios que se intentaron volver a mostrar. Guarda banderas adamascadas apuntando al cielo, cual puntas de flecha. Guarda palabras rezadas y promesas cumplidas. ¡Y recupera una mirada que nunca debería haber sido arrinconada!


 
Para nuestros mayores andujareños, la del Viernes Santo es la "Mañana de Jesús". Nuestras nobles damas, que peinan ya sus cabellos de plata, se recuerdan a si misma cubriéndose la cabeza con el velo negro para visitar los últimos "Monumentos" que les restaban de la noche anterior y marchando luego al encuentro con JESÚS entre las cavas antiguas iliturgitanas. Hoy, algunas de esas abuelas pespuntean las faraonas que visten sus nietas y nietos.



 
Ternos negros para un día de respeto, de vigilia, de abstinencia, de oración continuada, de hablar con Dios entre susurros, de hacer esta fecha eterna para que vuelvan a traer a nuestras cansadas vidas el sabor de todo lo que es auténticamente cierto.
 
Damas y caballeros andando despacio, en blanco y negro, entre una realidad con color a Primavera.

 
Llega Dios caminando sobre una alfombra donde cada "Padre nuestro" es la urdimbre, sobre la que crea su trama el andar valiente de toda una cuadrilla de costaleras vestidas de nazareno y oro.

 
 
Cartelas con ángeles pasionistas y otras con los Misterios que condensan el significado de esta BUENA NOTICIA.
 
Y bajo el canasto navegante, una cuadrilla de andar medido, de zancada cabal cuando la ocasión lo merece y así lo manda la vocera, de paso dado porque es justo el paso que se tenía que dar,... ¡ni más ni menos! ¡Qué fácil parece lo que es fruto de tantos ensayos, de tanto trabajo, de tanta amor, de tan noble ciencia! ¡Es algo más que formar parte de una cuadrilla costalera! ¡SE TRATA DE SENTIR QUE ESE TRABAJO COMPARTIDO LAS CONVIERTE EN HERMANAS DE TRABAJADERA!
 
 
 


 
¡Y capataces antiguos siguiendo el canon de una noble escuela! Carlos Prieto, José Antonio Jurado, Martín González,... atesoran muchas horas disponiendo cuadrillas que hagan posible que el movimiento revista de majestad este diálogo entre JESÚS y su pueblo.
 




 
Viejas historias de una Cofradía que intenta volver a andar junto a la memoria gráfica y personal conservada. Nuevas formas que llegan buscando trenzarse con lo recuerdos... ¡Y JESÚS que ha vuelto a caminar entre sus gentes, abandonando aquel inexplicable exilio coro de San Miguel!

 
¡Todo se llena de ese amor por el andar, por la música cofrade, por las formas! ¡Es un amor que elimina diferencias entre nuestro Norte y nuestro Sur!
 
 
 
Esta última fotografía muestra al Señor ante la que mi madre conoce como "la vivienda americana". ¡Esos son los vértices de Andújar: lo que fue, lo que hicieron, lo que somos ahora...!

2 comentarios:

  1. Que bien lo cuentas...y lo que me haces gozar viendo el espiritu de mi pueblo..ahora que estoy tan lejos.....gracias Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A ti por seguir siendo ese fruto de artistas que sigue respirando su Andújar donde quiera que se encuentre!

      Eliminar