martes, 17 de febrero de 2015

"¡HÁGASE SEGÚN SU PALABRA!"

La Cuaresma de Andújar ha sido tiempo, desde antiguo, de vivencia cofradiera en la veneración de las Sagradas Imágenes que nos conducen al recuerdo de los momentos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, compartidos por los dolores de Nuestra Señora y Madre, la Santísima Virgen María.
 
Nuestro investigadores nos han dejado bien marcada la existencia de las que ahora conocemos como Cofradías Cuaresmales o preparatorias para el tiempo de la Semana Santa y Solemne Triduo Pascual, que nos llevan a la Triunfal Conmemoración de la Resurrección de Cristo.
 
El Santísimo Cristo de Burgos, de las Batallas o de la Salud, Nuestro Padre Jesús atado a la Columna, acompañado por la Dolorosa, o, en los días presentes, la veneración a Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cautivo y Rescatado, en el convento de Padres Trinitarios de Andújar, en el primer Viernes de Cuaresma del mes de Marzo, nos devuelven a esa atmósfera sagrada de Vísperas, donde las iglesias y las calles próximas a nuestros templos se convierten en el derrotero exacto que han de seguir las almas que buscan su conversión.
 
Nuestra Señora del Mayor Dolor, tal y como ya la advoca la fe de sus hijos e hijas que sostienen con tanto amor, delicadeza y alma su veneración, lleva entre nosotros 231 años, desde que el imaginero Manuel Ramos la realizara para completar ese Misterio de la Co-redención, junto a su Divino Hijo, de la condición humana.
 
Hemos de felicitarnos por la fe de aquellos cofrades que hacen posible que la Señora viva entre nosotros el ritual que la liturgia cristiana sostiene para reverenciar la vida.
 
La Cuaresma de Andújar tiene una Reina, una Dueña, una Señora: la Madre de Dios, la Virgen Dolorosa que nos llega de la recordada majestuosidad de la Iglesia de Santiago.
 
Acudamos en estos días a vivir este tiempo de Cambio, de Penitencia, de Conversión, para re-encontrarnos con este dulce y contenido dolor tras la magna reja de su templo, que la sigue guardando, junto a su Hijo, Nuestro Padre Jesús de la Columna, en la capilla de los Reinoso de Santa María la Mayor.
 
 






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario